La UCO se manifiesta acerca de la política de plagio de los trabajos del alumnado

0
75
La UCO se manifiesta acerca de la política de plagio de los trabajos del alumnado
Campus Rabanales. Universidad de Córdoba. / Foto: uco.es

Ante la información publicada este lunes en Diario Córdoba en relación con la detección de indicios de plagio en trabajos realizados por alumnos en la UCO, La Universidad de Córdoba comunica en una nota que desea clarificar algunos aspectos muy relevantes.

Según la UCO, relacionar directamente “detecciones de similitud” en distintos porcentajes con “indicios de plagio” no es en absoluto correcta, y lleva a una interpretación muy distorsionada de la realidad.

Los trabajos de los alumnos están basados, con toda lógica, en fuentes a su disposición. Mencionar o citar frases o párrafos de dichas fuentes ofrece siempre porcentajes de similitud, especialmente si la referenciación no está correctamente expresada, algo que también es parte de lo que se les enseña. Precisamente la herramienta que la UCO usa para poder detectar los casos de plagio, llamada “Turnitin”, lo que detecta son estas similitudes. Una advertencia que el mismo “Turnitin” expone en su Manual de Uso para el Profesor, en relación al Índice de Similitudes, expone literalmente:

“Estos índices no reflejan la evaluación que Turnitin hace respecto de si un trabajo fue plagiado o no. Los Reportes de similitud simplemente son una herramienta que ayuda al instructor a encontrar fuentes que contienen texto similar a los trabajos entregados. La decisión de considerar que un trabajo contiene plagio debe tomarse con cuidado y únicamente después de un examen minucioso tanto del trabajo entregado como de las fuentes que generan sospecha, de acuerdo con los estándares de la clase y la institución donde se entregó el trabajo.” (sic)

Efectivamente, corresponde al profesor, en función del porcentaje y extensión de dichas similitudes, comprobar si las citas y referencias necesarias son correctamente usadas, o realmente está siendo copiadas de manera ilícita. La herramienta divide en porcentajes de similitud sus detecciones. Considerar indicios de plagio, sin ir más lejos, como ocurre en la noticia, similitudes del 1-25% significa que similitudes de un 1% o de un 3%, por poner un ejemplo, están informándose como indicio de plagio. Es absolutamente aberrante, desde el punto de vista de la realidad, considerar solo la similitud cero como fuera de indicio de plagio.

La Universidad de Córdoba quiere dejar patente su compromiso con la calidad de su docencia. Y esto se demuestra, entre otras muchas acciones, en el porcentaje creciente de profesores que usan esta herramienta para, lógicamente, considerar sus resultados en la valoración, o directamente, en su caso, desestimación de los trabajos. Es de toda lógica que un/a profesor/a que tenga constancia de que un trabajo no ha sido realizado por el/la estudiante, o lo ha realizado plagiando contenidos previos, va a actuar en consecuencia.

Además, y más allá del estudiantado, la Universidad de Córdoba aplica su régimen disciplinario para los casos de plagio en Tesis y trabajos de su propio personal docente e investigador, lo que ha llevado en algún caso a la pérdida de la plaza, o a abrir expedientes disciplinarios que pueden devenir, como ha ocurrido, con la pérdida del Título de Doctor/a.

Desde la Universidad de Córdoba apelan a la responsabilidad a la hora de emitir conclusiones sobre datos estadísticos, para lo que hay que conocer la naturaleza y significado exacto de los mismos.