La Asociación de guardias civiles reclama unidades especializadas en violencia de género

0
50
La Asociación de guardias civiles reclama unidades especializadas en violencia de género

CBN. El 25 de noviembre se celebra el ‘Día internacional contra la violencia de género’ y, como todos los años, los representantes políticos y gubernamentales reiteran públicamente su compromiso con esa lucha, pero son palabras huecas que no se traducen en acciones y medidas concretas. AUGC lleva más de siete años reclamando que en la Guardia Civil se creen unidades especializadas en violencia de género, integradas por personal adecuadamente formado, con dedicación exclusiva y dotado de los medios necesarios.

Pero la Dirección General de la Guardia Civil y el Ministerio del Interior no le dan a la lacra de la violencia de género la importancia que merece. Hace muchos años se crearon los equipos contra robos en el campo (ROCA), que tan buenos resultados dan, y recientemente se han creado los equipos especialistas en seguridad aeronáutica (PEGASO). Sin embargo, a pesar los alarmantes datos siguen sin crearse en la Guardia Civil equipos territoriales especializados en materia de violencia de género.

En la Guardia Civil existen los EMUME (Equipos Mujer-Menor), de los cuales sólo hay uno en cada provincia y además en la práctica sólo intervienen en los casos muy graves, como son los asesinatos. Y es el personal de Seguridad Ciudadana el que asume todos los cometidos relacionados con la violencia de género, pero aunque atienden lo mejor que pueden a las víctimas, lo cierto es que no han recibido una formación especializada, carecen de medios específicos y de dedicación exclusiva, y además deben compaginar esas funciones con muchas otras materias de distinta naturaleza.

Por ello AUGC insiste en las reclamaciones que lleva años planteando ante instituciones, partidos políticos y sociedad en general, las cuales han sido trasladadas a los principales grupos parlamentarios, para que sean materializadas mediante la ejecución del ‘Pacto de Estado en materia de violencia de género’, aprobado en el Congreso de los Diputados: creación en la Guardia Civil de unidades especializadas en violencia de género; habilitación de la misma formación en materia de violencia de género para el personal de la Guardia Civil y de la Policía Nacional; integración del sistema de seguimiento en los casos de violencia de género (VioGén) con los sistemas operativos policiales (SIGO en Guardia Civil y SIDENPOL en Policía Nacional). Si no se adoptan estas medidas dicho documento puede quedar en ‘papel mojado’.

Más víctimas en el ámbito rural

Debe tenerse en cuenta que el Consejo General del Poder Judicial ha advertido que las víctimas de violencia machista del ámbito rural están más desprotegidas que en las ciudades. El 70% de los asesinatos machistas cometidos entre 2016 y 2018 tuvieron lugar en poblaciones de menos de 100.000 habitantes. Por ello, el Poder Judicial expone en su informe que “las mujeres están más desprotegidas en el ámbito rural y es necesario redoblar los esfuerzos en estas zonas dotándolas de recursos de prevención y de servicios de asistencia y protección”.

Y en lo que respecta a nuestra provincia, en ese informe del Observatorio contra la Violencia Doméstica y de Género se pone de manifiesto que en Córdoba han aumentado los casos un 14% en el segundo trimestre de 2019 respecto a 2018, mientras que a nivel nacional ha disminuido un 3,7%. Por otro lado, los datos publicados por el ‘Sistema de seguimiento integral de los casos de violencia de género’ revelan que los casos activos en la provincia de Córdoba han ido creciendo a lo largo de 2019, hasta situarse en 1.018 en septiembre, suponiendo un aumento de casi el 6% respecto al año anterior.

También son preocupantes los datos que refleja la estadística del Ministerio del Interior sobre el primer semestre de 2019 respecto al mismo período de 2018, porque mientras que en la provincia de Córdoba las infracciones penales totales se han reducido un 3,7%, los delitos contra la libertad e indemnidad sexual se han incrementado un 13,5%, y dentro de estos las agresiones con penetración han aumentado nada menos que un 43%. Pero además ese incremento se acumula al que hubo en 2018 respecto a 2017: 19% en los delitos contra la libertad e indemnidad sexual y 25% en las agresiones sexuales con penetración. Y aunque ese tipo de delitos han aumentado también a nivel autonómico y nacional, lo han hecho en un porcentaje mucho menor al de nuestra provincia.